La fiscalía tiene 5 días para aportar pruebas contra el sospechoso del homicidio de Leiva

 

Aldo Ezequiel Camarda, el nuevo sospechoso por el homicidio de Walter Leiva fue sometido ayer al control de detención y el juez Mariano Nicosia autorizó la prisión preventiva solo por cinco días. Ese tiempo le otorgó a la Fiscalía para aportar elementos de prueba en su contra. Además, el magistrado no autorizó la calificación de homicidio agravado por uso de arma que propuso la parte acusadora porque a su entender se trató de un homicidio con exceso en la legítima defensa. El imputado declaró y se desligó del ataque armado.

El control de detención y apertura de la investigación preparatoria de Aldo Ezequiel Camarda (23) se desarrolló ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidido por el juez penal, Marino Nicosia. En representación del Ministerio Público Fiscal actuaron la fiscal general, Camila Banfi y el funcionario, Cristian Olazábal. El detenido, en tanto, fue asistido por el defensor Sergio Romero.
En ese contexto la parte acusadora solicitó que se declare legal la detención de Camarda y se formalice la apertura de investigación en su contra por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en calidad de autor. Ello, por el ataque que tuvo como víctima a Walter Leiva, quien resultó herido de bala en la cabeza a las 7:30 de la mañana del 28 de febrero en el barrio Máximo Abásolo.

NUEVA HIPOTESIS
Hay que tener presente que por este homicidio ya había sido imputado -y resta cumplimentar su sobreseimiento- Jonathan Lillo, a quien se le adjudicó la autoría del crimen en un primer momento. Ahora, con los nuevos elementos que logró reunir la Fiscalía, los cargos se le atribuyeron a Camarda y según se describió ayer en la audiencia, habría sido el propio Walter Leiva quien se presentó durante la madrugada en la casa de Romina “Pepa” Varas y efectuó disparos. Una vez que esos cesaron, de la casa de Varas habría salido Camarda, la dueña de casa y otro individuo que fue identificado como Maximiliano Brizuela, quienes habrían acorralado con disparos a Leiva hasta que Camarda habría logrado alcanzarlo con dos tiros en la cabeza, heridas que le produjeron la muerte.
Esa versión, que se obtuvo de testigos indirectos, también condujo a la Brigada de Investigaciones hasta el domicilio donde fue detenido Camarda. Allí también fueron encontrados Varas y Brizuela, secuestrándose armas de fuego durante el allanamiento.

CALIFICACION JURIDICA
Al escuchar el relato del hecho y antes de darle la palabra al detenido, que ya había adelantado que prestaría declaración, el juez discrepó con la calificación escogida por la Fiscalía y señaló que la plataforma fáctica del Ministerio Público permite encuadrarla en un homicidio con exceso en la legítima defensa, teniendo en cuenta que previo al incidente se produjo una agresión con arma de fuego en la casa de Varas y de esa manera lo calificó el juez en forma provisoria.
A todo esto, el detenido ofreció su descargo y aseguró que el día del hecho no durmió en la casa de Varas, sino que estuvo en la casa de otra amiga porque había discutido con su novia.
El detenido, además, brindó precisiones en su descargo y dejó abierta una amplia posibilidad de prueba que puede resultar beneficiosa para él. En tal sentido dijo que el 28 de febrero se fue a tomar el colectivo a las 6:30 a la parada que está cerca de la Seccional Séptima. Allí tomó la Línea 1 hasta el centro, luego otro colectivo hasta zona norte para dirigirse al barrio Ciudadela, donde debía trabajar ese día, aunque no hubo actividad por el feriado y regresó en colectivo al centro, tomó otro micro hasta el barrio Abel Amaya, compartió parte de la mañana con un amigo y cerca del mediodía fue a la casa de sus padres, donde dijo que reside.
En ese lugar se quedó y a las 17, a través del teléfono de su padre –porque aseguró que él no tiene celular—lo llamó Varas para comentarle que durante la madruga tuvo problemas en el barrio y le pidió que se acercara a su casa a retirar sus pertenencias.
El relato de Camarda fue extenso y detallado. Agregó que fue hasta la casa de Varas pero no pudo llegar porque la policía no se lo permitió. Por tal motivo concurrió hasta la vivienda de una vecina y amiga de su novia a preguntar qué había ocurrido y esta le informó que le había tiroteado la casa y cuando cesaron los disparos Varas se fue con sus hijos hasta la casa de una familiar en la Zona de Quintas.

PREVENTIVA
Una vez que Camarda respondió todas las preguntas efectuadas por su defensor y por la Fiscalía, el funcionario Olazábal pidió que se dictara la prisión preventiva por el término de dos meses. Ello, por entender que existe peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación.
A su turno, el defensor se opuso a la medida de coerción y señaló que su pupilo tiene trabajo, vive con su familia –que estuvo presente en la sala- y que no existe peligro de fuga, por lo que exigió su libertad y presentaciones ante un órgano de control.
Tras escuchar a las partes el juez criticó al caso que presentó la Fiscalía y no compartió que existiera peligro de fuga. No obstante sí coincidió con la existencia de un “peligro grande de entorpecimiento”, por lo tanto le otorgó cinco días a la Fiscalía para que brinde precisiones y recién después de ello resolverá el plazo de investigación y la continuidad o no de la medida de coerción.

(Fuente: El Patagonico.)