La Cámara Penal confirmó la condena a los médicos Mantuano y Barrientos

 

La Cámara Penal de Comodoro Rivadavia confirmó ayer la sentencia de primera instancia mediante la cual se condenó a los médicos Hugo Mantuano y Roxana Barrientos por el homicidio culposo del bebé Nicolás Russo y se les impuso pena en suspenso de un año y medio, y tres años, de manera respectiva. Una vez que la sentencia quede firme, no podrán ejercer la medicina por cinco años. “Este fallo nos da una pequeña caricia en el corazón”, le dijo el padre del niño a El Patagónico.

Los jueces de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, Guillermo Müller, Daniel Pintos y Martín Montenovo, confirmaron ayer por unanimidad la sentencia condenatoria que en primera instancia recibieron los médicos Hugo Mantuano y Roxana Barrientos, quienes en octubre del año pasado fueron declarados penalmente responsables por el homicidio culposo del bebé Nicolás Russo. En esa instancia se les impuso la pena en suspenso de un año y medio, y tres de manera respectiva. Además, una vez que se termine de declarar la causa como caso juzgado, no podrán ejercer la profesión por 5 años.
La audiencia de impugnación de sentencia se llevó a cabo la semana pasada y ayer el tribunal de alzada dio a conocer la parte resolutiva de la sentencia, resolviéndose de esta manera el doble conforme del fallo. El resultado fue bien recibido por los padres de la criatura fallecida y en diálogo con el Patagónico Víctor Russo afirmó: “es una pequeña caricia en el corazón”.
“Estamos a un paso de que quede firme la sentencia y estos médicos dejen de trabajar porque hasta ahora hay dos condenados que todavía están trabajando. No queremos que causen males mayores, tengo dos nenes y no quiero volver a encontrarme con médicos como estos. Hace tres años que venimos pidiendo Justicia y por fortuna en el primer juicio quedó claro”, señaló.
El papá también valoró que los jueces destacaran que los sistemas médicos tienen que cambiar y que el profesional que atiende a un paciente tiene que tener una responsabilidad. “Gracias a Dios se hizo justicia y estamos muy contentos”, agregó.
Hay que recordar que la muerte de Nicolás Russo –un bebé de 35 días—se produjo en la guardia de La Española el 25 de febrero de 2014 y en su fallo de primera instancia el juez Alejando Soñis afirmó que “pudo haberse evitado”. Lo planteó antes de declarar la responsabilidad penal de los médicos condenados y no dejó de reconocer “la acuciante situación que atraviesa la medicina pediátrica en Comodoro Rivadavia”.

(Fuente: El Patagonico.)