ACRG: Espectáculo con denuncias y tumultos

 

La segunda fecha del automovilismo zonal tuvo de todo. Eran seis finales, dos de ellas de la Monomarca 1300 que se presentó con titulares e invitados, en la cuales sólo Esteban Rogel pudo subir al podio. Los incidentes, denuncias y apelaciones impidieron la normal entrega de premios. El espectáculo empezó a las 14:00 y terminó pasadas las 18:00.

En el autódromo José Muñiz se corrieron seis finales. En primer término lo hizo la Fórmula Santacruceña con 7 autos, de los cuales sólo 4 completaron los 13 giros, el primer lugar fue para Leandro Fernández, seguido por Carlos París y Diego Nievas. José Alvarado quedó en el cuarto lugar, en tanto que Oscar Camporro, Candela Riestra y Alejandro Oyarzo no clasificaron. El mejor tiempo lo marcó Mateo Núñez, pero fue excluido por maniobra peligrosa contra el auto de Candela.
La segunda final de la tarde tuvo como protagonistas a los pilotos titulares de la Monomarca 1300cc, que según el reglamento particular debían completar 17 giros por el circuito N° 4 sin chicana, pero a último momento se informó que darían 2 menos. En pista se vio un verdadero espectáculo, con todos los ingredientes propios de una categoría que contó con 26 autos en grilla de largada. Fueron muchos los inconvenientes por los que atravesaron los pilotos para poder meter el auto en pista, tal el caso de Marcelo Sebastianelli que el sábado rompió motor y tuvo problemas con la caja, pero el equipo trabajó sin parar y ‘Chelo’ pudo estar en grilla.
A poco del inicio entró el auto de seguridad por el mal lugar en el que se encontraba el auto de Naumovic tras su despiste. Hubo cambios permanentes en la punta, Halvorsen primero, con el asedio de Rogel, pero luego se tocaron con Navarrete Vivar, por lo que Leguizamón quedó primero y Ricardo Garay tercero, con José Luis Oyarzún en el cuarto puesto. Halvorsen mantuvo el puesto por varios giros y en la vuelta 13, Rogel estaba en punta con Halvorsen, Leguizamón, Garay y Felgueroso detrás. Al final de la 15ª vuelta, Roguel pasó primero, Leguizamón segundo y Felgueroso tercero. La clasificación quedó en suspenso, pues Halvorsen dijo que levantó el pie del acelerador cuando vio una bandera de color amarillo y allí los que lo seguían lograron sobrepasarlo, la situación se dio cuando Oyarzún y Otero se tocaron en la zona de la chacra, aunque algunos indicaron que el sobrepaso fue antes de la aparición de la bandera. Esto se resolverá luego de ver detenidamente las imágenes que guardan las autoridades.
Los siguientes en acomodarse fueron los de la Stock Patagónico Pista. Listos para dar los 15 giros por el trazado N° 3 con chicana, Heredia, Paredes y Trevotich ocuparon los primeros puestos, tras la luz verde Paredes quedó con la punta corrido por Heredia, mientras Eduardo Núñez quedaba rezagado por una rotura en la rueda delantera derecha, que cambiaría para volver a pista con mucha amargura por la imposibilidad de pelear por los ‘puntos gordos’.
Paredes estaba adelante, con Heredia como perro tras la presa, sin saber que a Paredes lo recargaron con 5 segundos por supuesta falsa largada. Con el correr de los giros, Maximiliano Trevotich entró en conversación, con el Torino que desde 1992 no ganaba una carrera. El segundo puesto fue para Heredia y en tercer lugar llegó Jorge Ramps. La apelación no se hizo esperar por parte de Paredes.
Final para la Fiat Uno con 9 autos listos para completar 12 giros por el circuito N° 1 sin chicana. Carrera entretenida, aunque sólo terminaron 7 participantes. El primer puesto fue para Gerardo Castro, seguido por Federico Davidson y Daniel Gómez.
La TPS tenía asignado el circuito N° 1 sin chicana. Hubo 16 autos en grilla. Verón, Martínez, Lucas Ríquez fueron los primeros en acomodarse en los puestos de privilegio, pero esto no duró mucho, ya que por diversos toques y despistes el auto de seguridad debió intervenir para neutralizar la carrera. Cárcamo se despistó y fue a dar contra el muro. Agustín Verón también salió del trazado en plena recta y Posadas pasó de largo. El primer lugar en pista lo ocupó Félix Ríquez, seguido por Pablo Monte, Raúl Heredia y Leandro Almonacid. Finalizada la carrera, Beto Martínez, padre de Thiago, tuvo un duro cruce con Cárcamo por el toque y despiste, no demoró en hacerle saber de su enojo y fue uno de los que durante la tarde de ayer corrió y escaló hasta la cabina del comisario de la prueba para hacer conocer su molestia. Fueron varios los recamos, corridas y otras situaciones que nada tienen que ver con lo deportivo. En definitiva, a la hora del podio, Pablo Monte quedó primero, Raúl Heredia segundo y el ‘Melli’ Almonacid tercero.
La final de invitados se inició a las 18:00 y los pilotos debían cumplir con 11 vueltas. La paridad en la potencia de los motores y la experiencia de los invitados mantuvo a todos expectantes de principio a fin. Nadie podía dar nada por concluido hasta que pasaran por la bandera a cuadros, la técnica y la revisión del comisario deportivo. Por tal razón, para esta carrera no hubo podio. En pista ganó Juan José Gallardo, seguido por Castro y Heredia. Habrá que esperar lo que resuelvan las autoridades durante el transcurso de la semana para conocer los datos oficiales, que en casi todos los casos quedaron sujetos a verificación técnica y deportiva.

(Fuente: La Opinión Austral.)