Hispano sufrió el mal de ‘altura’

 

Estudiantes de Entre Ríos superó a Hispano Americano por 75 a 67, no sólo en el marcador sino con la superioridad de altura con la que cuenta la formación visitante que se encuentra en el segundo lugar de la Conferencia Norte. El celeste presentó pelea hasta el final e incluso llegó a preocupar en ciertos pasajes con los triples de Ferreyra. El goleador del cruce fue el cubano de 2.10 mts con 22 puntos.

En su vuelta como local, Hispano Americano se plantó en cancha de Boxing donde juega como anfitrión ante Estudiantes de Concordia – Entre Ríos-, llegó con toda su historia liguista encima, su bien ganado segundo lugar en la Conferencia Norte y con todos los hombres altos que pudo reclutar. No se guardó nada.
Con la vuelta de Byró en el equipo, Capelli apostó a O’Bannon, Treise, Austin, Zilli y Fierro para la apertura del cruce. Por el lado de Estudiantes de Concordia (Entre Ríos), Ferrer, Rucker, Amrin, Orrest y Goirgi fueron los elegidos.
La cuenta la abrió O’Bannon con un doble, la visita buscó el espacio, lo encontró entró a zona pintada pero erró, momento en el que entre Treise, O’Bannon, Fierro y Austin conjugaron pases para que Fierro, en posición ideal, clavara el primer triple de la noche. La cuenta se puso en 5 a 0 y los de Estudiantes reaccionaron hasta el primer empate de la noche en 7. Mucho trabajo defensivo de ambos combinados mantuvieron las cuentas ajustadas. Ninguno sacaba ventajas. Zilli, con asistencia de Treise pudo sumar 2 más, pero entre Marín y Goirgu hicieron los suyo para anotar su triple. Juego de intensa acción, con idas y vueltas hasta el segundo empate pero esta vez en 12. El tercer empate fue en 14, entró Nicolás Ferreyra y se hizo notar, con sus triples. Torres entró en lugar de Zilli que sumaba faltas y se prendió en el duelo contra los más altos de la visita. Fin del primer cuarto con 20 para Hispano por 18 de Estudiantes.

Segundo cuarto: 32-37
El nuevo empate no se hizo esperar, con 20 por lado Hispano salió de la situación, pero la ventaja no duró mucho, la prodigiosa estatura de los jugadores visitantes tuvo mucho que ver a la hora del esfuerzo, pues cuando los celestes buscaban el mejor sitio, los estudiantes llegaban con mayor facilidad. Hispano llegó, despejó y peleó ante las torres y cada punto era un logro. Ritmo nuevamente intenso, sale Austin para dejar el lugar a Fierro que intenta neutralizar a los gigantes, pero es una misión casi imposible.
A esto se sumó una racha de errores del local que no podía resolver el problema de los duelos bajo el aro, era momento de plantear otra estrategia, ya sea con O’Bannon con sus triples o Ferreyra.
Dos faltas seguidas cometió Zilli y eso también se volvió una complicación para el equipo que se veía limitado.
Austin y Treise sumaron y llegaron al 32 por 37. En este punto del juego O’Bannon llevaba 12 puntos marcados, más 11 de Ferreyra contra 11 de Ferrer como goleador de la visita.

Tercer cuarto: 48 – 62
A pesar de los gritos de Capelli, el equipo no logró a lo largo de los eternos 10 minutos mantener a raya a su oponente que se entonó, cambió su estrategia y fue por todo. Ya sabían a quién marcar y cómo. El estudio de situación, la lectura de juego les permitió hacer la diferencia que necesitaban, no en vano viajaron tantos kilómetros. Demostraron por qué están en el lugar de privilegio en la tabla y que la historia que los precede tiene fundamento. Mostró lo que tenía y se lució. Su arma mortal, Ferrer, cubano de nacimiento y con 2.10mts. de altura, alargó más su ventaja cada vez que levantó los brazos para tapar una pelota con dirección al centro de aro. Prontamente consiguieron la ventaja esperada y cerraron este parcial con la tranquilidad de los puntos a su favor.

Cuarto cuarto: 67 – 75
No se puede decir que Hispano no lo intentó, porque lo hizo, desde abajo del aro, a media y larga distancia, algunas entraron, otras fueron desviadas. Treise, Austin, Torres, Byró y Ferreyra le dieron un ritmo vertiginoso a su juego. La distancia se ampliaba y el tiempo corría. Los nervios, la fatiga, la entrega, no detuvieron los intentos, pero el rival era superior, contaba con otras herramientas y las supo usar. Fin del partido. A descansar y pensar en el próximo cotejo. Hispano recibe el viernes 21 a La Unión de Formosa.

(Fuente: La Opinión Austral.)