Quisieron secuestrar a una estudiante caletense en la ciudad de La Plata

 

Una terrible situación atravesó Antonella Cañete oriunda de Caleta Olivia en la que actualmente se encuentra estudiando en la ciudad de La Plata, ya que paso por una de las peores escenas, trataron de secuestrarla.

La estudiante a la que intentaron raptar el sábado en la zona de las facultades expresó su enojo. Como informó este medio, su caso fue uno de los tantos registrados en las últimas horas

La Justicia platense intensificó en las últimas horas la búsqueda de un auto cuyos ocupantes intentaron raptar a una estudiante en la zona de las facultades de nuestra ciudad, aunque todavía no hay datos firmes para dar con los responsables.

Las autoridades se mostraron verdaderamente preocupadas ya que no se trató de un caso aislado, sino que es una metodología que se repitió en el último tiempo. De hecho, a la redacción del diario Hoy llegaron varias denuncias reportando tentativas de secuestro, siempre teniendo como víctimas a mujeres adolescentes o jóvenes.

La noche del pasado sábado, más precisamente entre las 22 y las 22.30, una veinteañera se encontraba en 1 entre 47 y 48, en la parada del colectivo, después de haber salido de una clase. Una testigo del hecho comentó a Trama Urbana: “(La chica) estaba en la vereda que da a la Facultad de Ingeniería, esperando el TALP. Yo estaba en la parada de enfrente con una amiga, y también había doschicos”.

Entonces, según su testimonio, apareció “un auto bordó, con patente OSD 047”, del que “se bajó de la puerta trasera un tipo vestido con ropa deportiva, un gorro de lana y un buzo o campera amarilla arriba”. Agregó que en el vehículo “iban tres tipos en total”.

A continuación, la damnificada “empezó a gritar y corrió para el medio de la calle. Ahí fue cuando cruzamos, mi amiga, yo y los dos chicos hacia ella”. Pese a esto, los intrusos no se rindieron de inmediato: “Se quedaron un rato y por eso la chica a la que quisieron raptar pudo ver la patente del auto y hasta reconocer la cara del hombre que se bajó, que tendría entre 30 y 35 años. Después sí, agarraron velocidad en el momento en que ella y nosotros empezamos a gritar”.

Por último, detalló que ya ocurrieron otros hechos similares: “El viernes pasó en 1 y 46, y me contaron de otro caso en 3 y 49, pero este último fue a las 18”.

La palabra de la víctima

Antonella Cañete, la víctima del hecho ocurrido en 1 entre 47 y 48, hizo su descargo en Facebook donde, además de publicar la patente del vehículo, escribió: “Hoy me tocó a mí, hoy se los escribo yo… Tres tipos, con toda la impunidad, trataron de subirme al auto a los tirones. No pudieron, pero si me subían al auto todos sabemos cómo termina la historia. Y no, no estaba vestida provocativamente. Y no, no era tarde ni tampoco un sector inhóspito de la ciudad. Me invade la bronca, la impotencia. Quiero caminar tranquila. Yo estoy bien, pero ¿para el resto de la noche quién lo está?”.

Además, la estudiante de Geología de 22 años se quejó del accionar de los agentes de la comisaría Primera, donde radicó la denuncia: “Me dijeron que fue solo un susto pero no, no se trató de suerte, sino de la alerta con la que vivimos”.

Otros hechos con el mismo modus operandi

El caso de Antonella Cañete no fue el único registrado en la ciudad, sino más bien uno de tantos. Solo el sábado, el día que intentaron raptarla a ella, se produjeron otros cinco episodios iguales en La Plata, tres de ellos en la zona de las facultades.

En diagonal 79 y 3, “a las 14.30 tres hombres que se bajaron de un Ford Focus de color negro arrinconaron a una joven. Ella comenzó a gritar y los sujetos la golpearon. Se terminaron yendo porque había gente caminando por el lugar, que ayudó a la víctima”, dijeron fuentes policiales a este medio. Los vecinos de un edificio del lugar, alertados por el hecho, decidieron pegar un cartel en el ascensor, donde detallaron lo que ocurrió y les advirtieron a las mujeres que tengan cuidado.

Como si esto fuera poco, en diagonal 73 entre 62 y 63 tres sujetos en un coche negro con vidrios polarizados pretendieron subir por la fuerza a una adolescente de 16 años. “Mi hija al principio se quedó paralizada, pero reaccionó cuando uno de ellos se bajó por la puerta trasera. Ahí empezó a correr y zafó. Pero si en ese momento no hubiese reaccionado, yo ahora estaría publicando su foto y pidiendo ayuda para poder encontrarla”, publicó la madre de la joven.

(Fuente:DiarioHoy)