Quedó detenida la mujer acusada de prostituir a sus hijas de 4 y 10 años

 

A poco más de siete meses de conocerse públicamente el deleznable caso de dos niñas de 4 y 10 años de Caleta Olivia que eran prostituidas por su propia madre.

La justicia ordenó su detención. También quedó demorado un joven relacionado con la causa pero no se trata del hombre que es o fue su pareja y padrasto de las menores, aunque no se descarta que en el curso de los próximos días éste también sea alojado en un calabozo.

Pese al estricto hermetismo que existe en esferas judiciales y policiales, se pudo establecer que los procedimientos fueron ordenados por el titular del Juzgado de Instrucción N° 1, Gabriel Nolasco Contreras.

Los mismos fueron ejecutados de manera simultánea por personal de la División de Investigaciones a mediodía del miércoles en domicilios particulares ubicados en inmediaciones de la Plaza 20 de Noviembre.

La mujer, identificada con la iniciales J. F. Á., de aproximadamente 32 años, quedó alojada en la Comisaria Seccional Cuarta y el joven en la Seccional Segunda.

Si bien no trascendió su identidad del mismo, fuentes confiables indicaron que su situación procesal no sería tan comprometida pero el magistrado lo habría indagado el jueves para que declare sobre los conocimientos que tenía de los horrendos sucesos.

Los mismos ocurrieron principalmente en una vivienda del barrio 3 de Febrero donde residía la mujer, su última pareja y tres niñas, una de ellas de solo 2 años.

GENERALIZADA INDIGNACION

Drogas, ingesta de alcohol y visita de amigos de ambos, algunos de los cuales presuntamente pagaban por abusar a las niñas de 4 y 10 años que muchas veces quedaban solas, conformaban el repugnante suceso del que la sociedad se horrorizó cuando comenzó a trascender a fines del mes de febrero de este mismo año.

Todo salió a la luz cuando la pequeña ingresó al Hospital Zonal y los facultativos médicos constataron que presentaba profundas lesiones en su zona pélvica y signos de escoriaciones y hematomas en otras partes del cuerpo.

Había sido llevada por la abuela paterna quien también denunció que la madre, entregaba a su pareja (el padrasto) a esa esa nena y a su hermanita de 10 años para que las abusara sexualmente, pero también a otros hombres inescrupulosos que le aportaban dinero.

La señora adulta había discutido con la ahora imputada porque ésta no quería que llevara a la pequeña de 4 años al centro de salud y cuando (la madre) se hizo presente en ese lugar, el personal hospitalario no le permitió ingresar hasta tanto no intervinieran autoridades judiciales.

FUNCIOARIA CUESTIONADA

El caso salpicó la investidura de la licenciada Cecilia Florentín, directora de la Oficina de Protección Integral de Niños y Adolescentes de la Municipalidad ya que en ese ámbito se habían presentado con antelación denuncias de maltrato a las niñas.

La funcionaria se defendió diciendo que personal del organismo había realizado visitas a la casa del barrio 3 de Febrero para realizar verificaciones, pero hasta ese momento no se tenía conocimiento de que se estaba ante un abuso sexual.

Por ello, cuando Florentín se comunicó telefónicamente con uno de los médicos del hospital que atendió a la nena de 4 años, este se indignó y cerró abruptamente la charla manifestándole que “vos me decís que vaya a ver el expediente, por qué no venís vos a ver cómo está la nena, rota acá, vení a mirarle los ojos de miedo que tiene, a ver si te quedan ganas de seguir hablando del expediente”.

Florentín había tratado de explicarle que las actuaciones de su Oficina eran enviadas a la jueza de Familia, Marita Álvarez, quien en todo momento rehusó formular declaraciones a la prensa y a través de una de sus empleadas hizo saber que ella se ocupaba de caso de maltrato infantil y que los relacionados con abusos sexuales eran resorte de un juzgado de instrucción.

Con el trascurrir de los meses las investigaciones parecieron quedar paralizadas pero al asumir Gabriel Contreras el cargo de Juez de Instrucción N° 1 que se hallaba vacante, volvieron a motorizarse, aunque no tuvieron trascendencia pública hasta mediados de esta semana cuando el magistrado ordenó las dos primeras detenciones de personas.

Además, no se descarta que a la brevedad resuelva otras medidas similares, en tanto no pudo conocerse si ya habría indagado a la madre de las menores.

Fuente: El Patagónico/La Vanguardia del Sur.)

 
 
 

0 Comentarios

Usted puede ser el primero en dejar un comentario.

 
 

Deje su comentarios