Cárdenas confesó cómo mató a Pompilio Barria

 

Ayer, Cristián Cárdenas fue juzgado por los jueces provinciales por el crimen de Pompilio Barria ocurrido la madrugada del 9 de noviembre, en calle San José Obrero y Heraldo del Sur de Río Gallegos. Cárdenas le pidió disculpa a la familia: “Yo no quería matar a nadie, mi intención solo era asustarlo. Tras su confesión lisa y llana el debate fue abreviado y el fiscal de Juicio Iván Saldivia solicitó la pena de ocho años por el delito de: “Homicidio Simple”.

Ayer pasadas las 09:00 horas, Cristian Cárdenas de 23 años, oriundo de Río Gallegos fue juzgado por los jueces provinciales de la Cámara Oral de la Primera Circunscripción de esta capital por el delito de “Homicidio Simple” contra Pompilio Barria ocurrido la madrugada del 9 de noviembre del año 2016. En el marco del debate Cárdenas confesó que mató a Barria y contó los detalles de cómo lo hizo y por qué.

El imputado se sentó en el banquillo de los acusados y antes de comenzar con su confesión le pidió disculpa a la familia de la víctima que se encontraba en la sala: “Yo no quería matar”, expresó y comenzó narrando que: “teníamos peleas seguidas con los Alvarado y los Barría. Un día antes del hecho me agredieron físicamente, quede embroncado. Por eso al otro día fui a la casa de Facundo Cheuqueman para que me hagan el aguante, pero sus amigos no quisieron y les dije que eran unos putos, sólo me acompaño Facundo que me dio un cuchillo, porque anteriormente yo le había pedido uno, lo guarde por seguridad porque ellos eran muchos”, agregando que había tomado alcohol y pastillas.

En este marco continuo, manifestando que se fueron a buscar a sus agresores a quienes encontraron en calle San José Obrero: “Estaban todos –los Alvarado y Barria-, me acerque y los salude para ver cómo reaccionaban ellos, pero Orlando “Chueco” Barria no quiso saludar, y ya anteriormente habíamos peleado, por lo que comenzamos una riña, en eso llego Pompilio y me pegó por atrás. Me asuste, saque el cuchillo -que llevaba guardado en la cintura-, para asustarlo, no tenía intenciones de matar a nadie y entre forcejeo y forcejeo el cuchillo se clavó en el cuello de Pompilio”.

Cárdenas, recordó que fue todo muy rápido: “En eso veo que cayó al suelo, cayó al suelo y me fui porque sabía que algo grave había pasado. Me siento culpable por lo que paso, no pensé que iba a fallecer”, asegurando: “No tengo el pensamiento de matar a alguien”.

Después contó que se enteró de la muerte de Pompilio al día siguiente: “La noticia me hizo mal, porque no sabía cómo reaccionar, no quería matar a nadie, la intención era matarlo”, volvió a repetir, agregando que estuvo varios días prófugo de la Justicia hasta que decidió entregarse.
Además contó que el problema que tenían era entre barrios: “Ellos eran del Carmen y nosotros del Puerto y cuando nos cruzábamos en cualquiera esquina había quilombo ya sea verbalmente o físicamente. Siempre pasaba algo, siempre había algún choque. El día antes del hecho “Chueco” me agredió con otros, me lesionaron en la pierna y en la cara, pero no los denuncie”.

Tras su confesión lisa y llana el fiscal de juicio Iván Saldivia solicitó juicio abreviado, debate que fue aceptado por los jueces y escucharon los alegatos de las partes, por su parte Saldivia mantuvo la acusación contra Cárdenas y le solicitó al Tribunal que lo condenen a la pena de ochos años por el delito de: “Homicidio Simple”, en tanto el Dr. Justo Cobos –representante del acusado-estuvo de acuerdo con lo solicitado por el Ministerio Público Fiscal. El fallo se conocerá el próximo jueves.

(Fuente: TN Rio Gallegos.)