La lluvia anegó calles pero sin graves problemas en Caleta

 

No hubo situaciones dramáticas, aunque sí rebalse de conductos cloacales, y enormes goteras en edificios públicos como en Escuela 43 y Terminal.

La lluvia caída en la tarde de este martes provocó varios problemas en Caleta Olivia. Sin embargo, algunos sectores que habían sido muy problemáticos el año pasado esta vez pudieron salir airosos de la situación climática.

Por ejemplo, en barrio Bicentenario, sirvió de mucho el asfaltado de la calle de ingreso, cuya pendiente pronunciada traía los más graves inconvenientes urbanos hace un año.

El director de Defensa Civil, Rubén Mena, se puso el impermeable y salió a la calle a destapar algunos conductos pluviales en el área de las calles Siekmann y Don Bosco, en tanto que en otros lugares se dispusieron los operativos preventivos, como una bomba para extraer agua en la zona del Gimnasio Mosconi.

Hubo cortes de energía eléctrica en varios barrios, tanto céntricos como del sur de la ciudad, pero que la mayoría fueron resueltos en pocas horas.

También la lluvia sirvió para ver la precariedad de algunas instalaciones de edificios públicos como el caso de la Escuela 43, con múltiples goteras, y en la Terminal de Ómnibus, en la sala de espera de los pasajeros.

También se tornaron intransitables algunos sectores sin urbanizar, como los que están detrás del Barrio Esperanza, donde vive gente que ha usurpado los terrenos.

Asimismo, las pérdidas cloacales también fueron visibles con estos desarreglos de la lluvia, como en Deocarets y Brasil, en Barrio Mirador.

“Estuvimos previendo esto. Pero el pronóstico indicaba esta mañana que iba a llover 6 milímetros, pero si sigue así la precipitación llegará a los 20 milímetros”, dijo Rubén Mena en el programa de Radio San Jorge.

Por esta lluvia se temía problemas en el barrio 150 Viviendas. Lo que sí pudo asegurar que la transitabilidad era escasa en la ruta provincial 12, en el segmento que es ripio. En cuanto a la ruta nacional 3, recomendó transitar con precaución por el pésimo estado del asfalto, especialmente en la zona de La Lobería.

(Fuente: LVS.)