Un hombre apareció muerto a golpes en su casa

 

Pablo Rivera fue hallado sin vida y con signos de haber recibido una golpiza en una habitación de su casa de la calle Alaska. Además, estaba envuelto en sábanas. La Policía descubrió que dos ventanas se encontraban abiertas. Presumen que fue asesinado en medio de un robo.

Lo que sería el octavo homicidio en lo que va de este año en Comodoro Rivadavia fue descubierto a las 18:15 de ayer en un domicilio de la calle Alaska 350 del barrio Laprida. La víctima fue identificada por fuentes oficiales como Pablo Cristian Rivera, de 40 años, quien se desempeñaba como trabajador petrolero.

De acuerdo a los datos recolectados por El Patagónico en el lugars, la empleada doméstica ingresó a la casa a las 17 y se puso a limpiar. Una hora más tarde concurrió el transporte petrolero para pasar a buscar a Rivera y allí fue que la mujer se dirigió hasta el dormitorio que da al frente del inmueble y se encontró con su empleador sin vida.

La policía de la comisaría Laprida, al mando del comisario Alexis López, tomó intervención en el caso y dio aviso a sus pares de la Brigada de Investigaciones. Al lugar concurrió la cúpula de la Unidad Regional y el jefe de los fiscales Juan Carlos Caperochipi y el funcionario fiscal Cristian Ovalle.

El hombre fue hallado en un extremo de la habitación con evidentes golpes en su cuerpo y envuelto en sábanas. Anoche se desconocía la data de muerte, pero se presume que habría sido atacado durante la madrugada de ayer cuando personas habrían ingresado al domicilio.

Un dato relevante es que había dos ventanas de la casa abiertas y se cree que los asesinos pudieron haber ingresado por esas aberturas. Los investigadores fueron reticentes a brindar información y comenzaron a entrevistar a vecinos y a recolectar registros de cámaras de seguridad de la cuadra.

Este diario pudo saber que la casa trasera a la de Rivera tenía una escalera puesta sobre el paredón y se pidió a los propietarios el resguardo para que hoy la Policía Científica realice una nueva inspección.

No obstante, los efectivos levantaron pericias ayer en el interior de la habitación donde yacía Rivera. Al cierre de esta edición se desconocía si faltaban pertenencias en la casa, aunque también se entrevistaban a los familiares de la víctima.

En el interior del domicilio también había un importante desorden, lo que abonaba la hipótesis del homicidio en ocasión de robo.

(Fuente: El Patagonico.)