La Comisión Europea adoptó nuevas medidas de control de las armas usadas en París

 

Este cambio dificultaría la compra de las mismas por parte de personas que dispongan de licencias de caza, que ahora tienen un acceso relativamente fácil a las armas semiautomáticas.

La Comisión Europea (CE) adoptó hoy nuevas medidas para reforzar el control de armas como los kalashnikov utilizados en los atentados de París y coordinar en la Unión Europea (UE) su desactivación para que no puedan ser reutilizadas.

La CE sugiere, además, modificar la categoría en la que se incluyen por ejemplo los fusiles kalashnikov, que ahora recaen dentro de las armas semiautomáticas, para que sean considerados “armas militares”.

“No sólo han atacado a Francia en sus valores, sino a Europa en su conjunto y por eso una respuesta conjunta es el único camino”, señaló en rueda de prensa el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramopoulos.

El comisario incidió en la necesidad de avanzar en la creación de un registro europeo de datos de pasajeros aéreos, reforzar los controles en la fronteras exteriores e incrementar la coordinación para luchar contra el terrorismo a escala comunitaria.

El Ejecutivo comunitario centra sus medidas en la coordinación entre Estados miembros del proceso para dejar inservibles las armas incautadas, así como en dificultar su adquisición incluso para aquellas personas que dispongan de licencia, informó la agencia de noticias EFE.

El objetivo de Bruselas es establecer controles más estrictos sobre la venta y registro de las armas de fuego y reglas más fuertes para garantizar que queden completamente inutilizadas.

Estas medidas ya estaban previstas en la llamada “agenda de seguridad” de la UE, presentada el pasado mes de abril, pero hasta ahora la CE no había concretado la propuesta.

“Los recientes ataques terroristas a los ciudadanos y valores europeos fueron coordinados de manera transfronteriza, lo que muestra que tenemos que trabajar juntos para prevenir estas amenazas”, señaló en un comunicado el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker.

Avramopoulos pidió también que los gobiernos nacionales no permitan que los ataques de París tengan un efecto negativo en el espacio Schengen.

“Schengen no es el problema. Si hacemos un uso completo de todas las herramientas que nos da, nuestras fronteras exteriores estarán mejor protegidas”, subrayó.

La CE sí prevé proponer una revisión del sistema de intercambio de información de este área para hacerlo más efectivo, pero Avramopoulos recalcó que no va a abrir un debate sobre el futuro de Schengen, porque supondría “dar un paso atrás en la integración europea”.

“Los que perpetraron los atentados de París no son refugiados. Tenemos la obligación moral de proteger a los más vulnerables”, añadió.

(Fuente: Télam.)